Estudios recientes, Noticias

Los polifenoles se unen a las lipoproteínas de baja densidad en concentraciones biológicamente relevantes ejerciendo un efecto protector frente a enfermedades cardiacas

W-C Tung et al, Los polifenoles se unen a las lipoproteínas de baja densidad en concentraciones biológicamente relevantes ejerciendo un efecto protector frente a enfermedades cardiacas, Archives of Biochemistry and Biophysics, 2020, publicación online.

Estudio en laboratorio – Compuestos bioactivos

RESUMEN:

Antecedentes: Hay multitud de evidencias en la literatura científica que indican que los polifenoles – el principal antioxidante no vitamínico presente en alimentos y bebidas de origen vegetal – tienen efectos beneficiosos frente a las enfermedades cardiacas. Hasta hace poco, los mecanismos estudiados de actuación de los polifenoles han sido la señalización celular y la regulación de la biodisponibilidad de óxido nítrico. La teoría de la oxidación en la arteriosclerosis se basa en la oxidación del colesterol LDL como desencadenante del proceso.

Resultados: En este estudio se demuestra que nueve polifenoles de ocho tipos diferentes, así como muchos de sus metabolitos O-metiléter, O-glucorónido y O-sulfato, tienen la capacidad de unirse a las lipoproteínas y protegerlas con ello de la oxidación, tanto con un pH lisosomal/inflamatorio (5,2) como un pH fisiológico (7,4). Los polifenoles se unen a las apoproteínas en un pH de 7,4 con Kb >106 M-1, y el número de moléculas de polifenoles unidas por partícula de LDL en condiciones de saturación varió entre 0,4 para el ácido ferúlico y 13,1 para la quercitina. Los estudios comparativos entre la albúmina y el LDL en sangre demuestra que una parte sustancial de la unión con las lipoproteínas se produce en presencia de un mayor volumen de albúmina, la principal proteína en sangre. Estos resultados in vitro se ven refrendados por los estudios publicados en los que se ha observado como los metabolitos polifenólicos del vino tinto, el aceite de oliva y el café se detectan en el LDL incluso después de toda una noche en ayunas. La suplementación con zumo de frutas, café o té también produce un efecto protector in vivo frente a la oxidación pospandrial de las lipoproteínas. Esta unión in vivo tiene un efecto protector sobre el corazón, según los últimos estudios publicados sobre consumo de aceite de oliva.

Conclusiones: Dada su importancia en relación con las enfermedades cardiacas, nuestra hipótesis establece que la unión de los polifenoles – como los presentes en el café – y de sus metabolitos con el colesterol LDL funciona como mecanismo de transporte de estos antioxidantes a la íntima arterial, así como a las células endoteliales y los macrófagos. Los polifenoles intra y extracelulares, así como sus metabolitos, ejercen un efecto protector sobre el corazón a través de diversos mecanismos y pueden actuar como “intrapartícula” y antioxidante intracelular, ya que su concentración puede alcanzar puntualmente el nivel micromolar. La baja concentración en sangre de los polifenoles y sus metabolitos hace que sean antioxidantes débiles de la sangre, pero la concentración de dichos polifenoles en lipoproteínas y células es suficiente como para que sí ofrezcan capacidad protectora cardiovascular a través su efecto antioxidante y de otros mecanismos como la señalización celular.

Tags: , , , , , , , , ,