Boletín Café Ciencia y Salud, Noticias

Consumo de café y alerta

Dr. Mariano de la Figuera von Wichmann, especialista en Medicina Interna, Familiar y Comunitaria, tutor extrahospitalario de la Unidad Docente de Medicina Familiar y Comunitaria de Barcelona y Profesor Asociado del Departamento de Medicina de la Universidad de Barcelona.

La capacidad de atención es fundamental en uno de los procesos psicológicos del ser humano más importantes: la toma de decisiones. Por lo tanto, consciencia, propósito y acción deben ir precedidos y, al mismo tiempo acompañados, de una capacidad de atención que solamente la especie humana tiene, hasta donde sabemos. Una de las actividades donde este proceso debe ser óptimo es la conducción de vehículos, especialmente en las vías públicas, donde se producen la mayoría de los accidentes de circulación. Con frecuencia vemos en los medios de comunicación que un accidente, en ocasiones con consecuencias trágicas, se ha producido porque el conductor se ha quedado dormido mientras conducía. Se considera que hasta el 20% de los accidentes de tráfico pueden ser debidos a trastornos del sueño y, además, conducir por la noche aumenta más de 5 veces la posibilidad de tener un accidente. A pesar de las recomendaciones de las autoridades de tráfico sobre la necesidad del descanso, incluso una breve siesta, en trayectos largos, esto no es siempre es posible. Por ello, el uso de sustancias estimulantes que mejoran tanto el estado de alerta como la atención, entre ellas el consumo de café, forma parte de los hábitos de muchos conductores. Sin embargo, como es imperativo en la ciencia moderna, es necesario demostrar que  una determinada intervención, farmacológica o no, es eficaz y no basarse en la opinión o el consenso.

En los últimos años, se han llevado a cabo multitud de ensayos clínicos sobre los beneficios del consumo de café en diversas áreas terapéuticas y del conocimiento. Centrados en la capacidad de atención y el estado de alerta, los principales efectos beneficiosos del café se basan en su contenido natural de cafeína. En el año 2011 la European Food Safety Authority (EFSA) evaluó los estudios sobre el efecto de la cafeína en la actividad mental y concluyó que hay evidencias suficientes para establecer una relación causa-efecto en la relación de dicha sustancia sobre el estado de alerta y la atención. En general, se acepta que un café espresso, la forma más habitual de su consumo en España (con leche o no), contiene entre 75-100 mg de cafeína, suficientes para percibir sus efectos estimulantes.

Existen numerosos estudios sobre los beneficios del café en la conducción, aunque las evidencias más robustas provienen de ensayos clínicos bien diseñados. Así, un estudio del año 2006, realizado en condiciones reales de conducción nocturna en una autopista durante 200 km, concluyó que una sola taza de café (en este experimento, el contenido de cafeína era de 200 mg por taza de café), en comparación con la ingesta de un café descafeinado o una “siesta” de 30 minutos, produjo menor somnoliencia, estado de fatiga y, lo que es más importante, un menor número de errores de conducción (1). En efecto, el 75% de los individuos que habían tomado café no cruzaron la línea media de la carretera, en comparación con el 66% de los que hicieron una siesta previa de 30 minutos o el 13% de los que tomaron un café descafeinado.

Un reciente estudio realizado en Australia, y publicado en la prestigiosa revista British Medical Journal, ha analizado si existe una asociación entre el uso de bebidas con cafeína y el riesgo de accidentes de tráfico en conductores de vehículos comerciales (2). Para ello, los autores diseñaron un estudio de casos y controles en el que incluyeron a 530 conductores implicados en accidentes de tráfico atendidos por la policía (casos) y 517 conductores que no habían sufrido accidentes recientes (controles). El 43% de los conductores consumían bebidas con cafeína con el propósito de mantenerse despiertos. Tras los correspondientes ajustes estadísticos por múltiples variables como la edad, consumo de alcohol, enfermedades asociadas, patrones y horas de sueño habituales, kilómetros recorridos, etc, se observó que los conductores que consumían bebidas estimulantes, como el café, tenían un riesgo 63% menor de sufrir accidentes de tráfico en comparación con los no consumidores (odds ratio 0,37; IC 95%: 0,27-0,50). Por lo tanto, dentro de las estrategias para mantener la atención y el estado de alerta durante la conducción, especialmente en largos desplazamientos, debe considerarse el consumo de café. Existe suficiente demostración científica para ello.

Referencias

1 Philip P, Taillard J, Moore N, Delord S, Valtat C, Sagaspe P, et al. The Effects of Coffee and Napping on Nighttime Highway Driving. A Randomized Trial. Ann Intern Med 2006;144:785-791.

2 Sharwood LN, Elkington J, Meuleners L, Ivers R, Boufous S, Stevenson M. Use of caffeinated substances and risk of crashes in long distance drivers of commercial vehicles: case‐control study. BMJ 2013; 346:f1140

Tags: , ,