Equilibrio hídrico

Introducción

  • El estudio de los efectos del café, y en particular de la cafeína, sobre el equilibrio hídrico puede dividirse en dos áreas diferenciadas: ingesta de cafeína durante la realización de un ejercicio físico e ingesta de cafeína en reposo por parte de la población general
  • La mayoría de estudios recientes y revisiones de la literatura científica disponible sobre los efectos de la cafeína en la realización de actividades de la vida cotidiana concluyen que su consumo moderado no provoca deshidratación.
  • Durante la realización de un ejercicio físico, los estudios más solventes concluyen que la cafeína, además de mejorar el rendimiento físico, no produce deshidratación.
  • Por tanto, recomendar que se evite el consumo de bebidas con cafeína (con moderación) para mantener el equilibrio hídrico del cuerpo no tiene ningún fundamento científico.
  • El consumo moderado de café contribuye a nuestra ingesta habitual de líquidos y no produce ni deshidratación ni una pérdida significativa de fluidos corporales.
  • A pesar de que hay algunos indicios que apuntan a que la cafeína podría tener un leve efecto diurético de corto plazo, dicho efecto no es suficiente como para contrarrestar el aporte de líquidos que implica beber café.
  • Un café solo contiene más de un 95% de agua. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) ha establecido recientemente la existencia de una relación causa efecto entre la ingesta de agua en la dieta y el mantenimiento adecuado de las funciones físicas y cognitivas del cuerpo.

Escenario de partida

La ingesta de líquidos es fundamental para el mantenimiento de una buena salud. Aunque se ha investigado mucho sobre la relación entre el nivel de hidratación y la actividad física, resulta indiscutible la importancia de una buena hidratación para mantener un buen estado de salud general y una adecuada capacidad cognitiva (1).

Es habitual pensar que el consumo de café (con cafeína) produce deshidratación. El leve efecto diurético de corto plazo de la cafeína resulta ser un “mito no demostrado” (2). Las evidencias científicas disponibles al respecto de los efectos de la cafeína sobre el equilibrio hídrico del cuerpo no apoyan esta creencia popular.

Conclusiones

Las últimas evidencias científicas confirman que el consumo moderado de bebidas con cafeína, incluido el café, no producen deshidratación. Por tanto, recomendar que se evite el consumo de bebidas con cafeína (con moderación) para mantener el equilibrio hídrico del cuerpo no tiene ningún fundamento científico.

Actualizado a 27/03/2017.