Café y enfermedades del intestino delgado

Úlcera duodenal

El duodeno es la parte inicial del intestino delgado y comienza en el estómago, estando por tanto expuesto habitualmente a los ácidos estomacales al pasar por él los alimentos procesados en el estómago durante la digestión. Las paredes del duodeno están recubiertas de una mucosa que las protege de los ácidos estomacales pero las infecciones, y ciertos medicamentos como calmantes y antiinflamatorios, pueden provocar problemas en la producción de esa mucosa.

Las evidencias científicas disponibles demuestran la ausencia de relación entre el consumo de café y la aparición de úlceras duodenales.

En un gran estudio prospectivo de cohorte, realizado en EE UU sobre 47.806 hombres, se evaluó la relación entre consumo de cafeína, alcohol y tabaco con el riesgo de desarrollar una úlcera duodenal (17). Ninguno de estos factores se relacionó con un mayor riesgo de sufrir dichas úlceras. En otro estudio transversal, realizado en Japón en 2012 sobre 8.013 personas sanas, tampoco se detectó relación alguna entre café y úlcera duodenal (11).

Finalmente, otro estudio demostró que no había diferencia, entre casos de úlcera duodenal y controles,  en el patrón de consumo de café durante el día y el patrón de quejas intestinales tras el consumo de café (20).

Producción de fluidos intestinales

Los fluidos son muy importantes en el proceso digestivo ya que permiten la descomposición y disolución de los nutrientes para su posterior absorción. Cada día segregamos unos 9 litros de fluidos digestivos, aunque la mayoría se reabsorben durante el proceso.

Es poco probable que la ingesta de algún alimento o bebida influya de manera significativa en el volumen de fluidos segregado por nuestro intestino, y nada hace pensar que el café influya en dicho volumen.

Actualizado a 27/04/2017.