Estudios recientes, Noticias

Relación de la ingesta de cafeína y el consumo de café con los brotes de rosácea en mujeres

M Siyun Li et al, Relación de la ingesta de cafeína y el consumo de café con los brotes de rosácea en mujeres, JAMA Dermatology, 2018, publicación online.

Estudio en humanos – Rosácea

RESUMEN:

Importancia: Se sabe que la cafeína reduce la vasodilatación y tiene efectos inmunosupresores, lo que podría reducir el riesgo de sufrir rosácea. Sin embargo, el calor del café podría producir un brote. No se conoce bien la relación entre consumo de café y cafeína, y el riesgo de sufrir rosácea.

Objetivos: Establecer la relación entre el riesgo de sufrir un brote de rosácea y la ingesta de cafeína, incluido el consumo de café.

Diseño y participantes: Este estudio de cohorte incluyó a 82.737 mujeres del Estudio de Salud de las Enfermeras II (NHS II), un estudio prospectivo de cohorte que se inició en 1989 con seguimiento bienal entre 1991 y 2005. Todos los análisis se han realizado entre junio de 2017 y junio de 2018.

Datos: Se recogieron datos sobre consumo de café, té, refrescos y chocolate durante los cuatro años de seguimiento.

Parámetros observados: Se recogieron datos de casos clínicamente diagnosticados de rosácea en 2005.

Resultados: 82.737 mujeres respondieron a la pregunta sobre la rosácea en el Estudio NHS II en 2005 y pudieron ser incluidas en el análisis. La edad media fue de 50,5 años ± 4,6 años. Durante 1.120.051 personas-año de seguimiento se identificaron 4.945 casos de rosácea. Tras ajustar los datos a otros factores de riesgo, se estableció una relación inversa entre el aumento en el consumo de cafeína y el riesgo de sufrir rosácea. El HR para el quintil de mayor consumo de cafeína con respecto al inferior fue de 0,76 (IC=95%, 0,69-0,84, P-tendencia<0,001). También se observó una relación inversa significativa entre consumo de café (con cafeína) y el riesgo de rosácea (HR=0,77 para los que consumieron 4 tazas de café al día frente a los que menos consumieron), pero no ocurrió así para el café descafeinado (H=0,80, IC=95%, 0,56-1,14, P-tendencia=0,39). Además, el estudio detectó que el aumento en el consumo de cafeína procedente de fuentes distintas al café (té, refrescos, chocolate), no estaba significativamente relacionado con el riesgo de sufrir rosácea.

Conclusiones y relevancia: El aumento en el consumo de cafeína procedente del café está inversamente relacionado con el riesgo de sufrir brotes de rosácea. Nuestros hallazgos no apoyan la idea de que limitar la ingesta de cafeína prevenga la rosácea. Se deben realizar nuevos estudios para confirmar nuestros resultados en otras poblaciones, explicar los mecanismos de actuación del café y la relación de la cafeína con los diferentes subtipos de rosácea.

 

Tags: , , , , , , , ,