Noticias

Estudio científico sobre la relación inversa entre el consumo de café y la incidencia de enfermedades hepáticas crónicas.

 

- El consumo de café se asocia a menores tasas de progresión de las patologías Hepáticas en pacientes crónicos de Hepatitis C.

- Una de cada doce personas en el mundo y más de 23 millones en Europa están afectadas por el virus de la Hepatitis C o B, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El 19 de mayo se celebra el Día Mundial de las Hepatitis Víricas.

La asociación inversa entre el consumo de café y la incidencia de enfermedades hepáticas crónicas ha sido señalada en numerosos estudios científicos. Una de las últimas investigaciones, elaborada por el National Cancer Institute de EEUU (1), relaciona el consumo habitual de café con una progresión más lenta de las enfermedades hepáticas avanzadas relacionadas con la Hepatitis C.

Un gran estudio prospectivo elaborado por la División de Epidemiología y Genética del Cáncer del National Cancer Institute de EEUU1, en el que se ha examinado la relación entre el consumo de café y té y la progresión de las enfermedades hepáticas en pacientes crónicos de Hepatitis C, concluye que el consumo habitual de café se asocia a una tasa de progresión más lenta de las patologías hepáticas relacionadas con esta enfermedad.

Para la realización del estudio se evaluó la ingesta de café y té en 766 participantes del ensayo HALT-C (Tratamiento Antiviral de Largo Plazo de la Hepatitis C contra la Cirrosis Hepática) que sufrían fibrosis o cirrosis hepática relacionada con la Hepatitis C y que no habían conseguido desarrollar una respuesta virológica sostenida al tratamiento con peginterferón y ribavirina.

El análisis concluyó que aquellos pacientes que consumían habitualmente café presentaban menores tasas de progresión de las patologías hepáticas relacionadas con la enfermedad, mientras que no se halló relación entre la ingesta de té y los resultados. Concretamente, los bebedores de 3 ó más tazas de café al día tenían un riesgo de progresión de la enfermedad hepática un 53% menor que los no bebedores. Las estimaciones de riesgo no variaron en función de los diferentes tratamientos o estadíos de la cirrosis en el momento de inicio del estudio.

Sobre la Hepatitis C.
La Hepatitis C es una infección vírica del hígado cuyo contagio se produce en la mayoría de los casos por contacto sanguíneo directo o indirecto. El virus de la Hepatitis C (HCV) infecta a más del 2% de la población mundial.

En el 60-80% de los casos de contagio ni el sistema inmunitario ni el tratamiento logran combatir con éxito la infección y la enfermedad se hace crónica. Para los pacientes que no toleran el tratamiento o que les resulta ineficaz, hay pocas opciones terapéuticas y, por lo tanto, es esencial conocer los factores que pueden afectar a la progresión de la enfermedad.

Si la enfermedad se hace crónica, los virus de la hepatitis infectan constantemente nuevas células hepáticas que, una vez necrosadas, se convertirán en tejido conjuntivo o cicatricial. La evolución de la enfermedad da lugar a una fibrosis hepática en un primer estadío, pudiendo llegar a desarrollarse una cirrosis hepática en el caso de que gran parte del tejido celular del hígado sea sustituido por tejido conjuntivo. Aproximadamente el 30% de los pacientes desarrolla cirrosis hepática, riesgo que depende, entre otras cosas, de la edad del enfermo, de si sufre o no otras dolencias adicionales y de factores ambientales como la ingesta de sustancias agresivas con el hígado como el alcohol.

(1) ND Freedman et al, Relación entre consumo de café y menores tasas de progresión de patologías hepáticas en pacientes crónicos de Hepatitis C. Hepatology, noviembre de 2009.

Fuente: NoticiasMedicas.es

 

Tags: , ,