Noticias

Cuatro tazas de café diarias mejoran nuestro rendimiento cognitivo

El abrir los ojos y estar despiertos es algo cotidiano que no valoramos. El estado de alerta, consecuencia lógica después de un buen sueño reparador, es esencial para nuestra calidad de vida.

Por el contrario, está totalmente probado que una privación crónica de sueño y una alerta deficiente pueden producir somnolencia diurna. Esta situación ha ocasionado graves consecuencias; de hecho, accidentes nucleares, ecológicos y de tránsito son ejemplos en este sentido. Sin necesidad de llegar a estos extremos, todos sabemos también que miles de accidentes anónimos – domésticos, laborales, etc.- que ocurren a nuestro alrededor tienen en una deficiente vigilia una de sus causas principales.

Tener sueño durante el día, si no existe patología, es consecuencia de haber dormido menos de lo conveniente. Y tener sueño significa que, delante de situaciones de falta de estímulos que nos mantengan alerta, aparezca este estado de sopor que nos indica la necesidad de dormir. Es importante que se entienda este concepto, porque mucha gente piensa que si se mantiene activa no aparece somnolencia; pero si se relaja y afronta una situación distendida, como es el conducir, leer textos sin interés o escuchar conversaciones aburridas, el sopor, desconexión o sueño es la consecuencia inevitable.

Cuatro tazas diarias de café o el equivalente a 400 miligramos de cafeína aumentan la velocidad de respuesta, la precisión y hace que cometamos menos errores, según un estudio realizado por el Instituto de Investigación en Cerebro, Cognición y Conducta de la Universidad de Barcelona.

Tags: , , ,